• 4 September 2015

El coronel no tiene quien le escriba – Falta envido y truco! por Diego Leandro Couselo

Falta envido y truco

El coronel no tiene quien le escriba – Falta envido y truco! por Diego Leandro Couselo

El coronel no tiene quien le escriba – Falta envido y truco! por Diego Leandro Couselo 966 600 ASART

Fuente: http://diegocouselo.blogspot.com/2016/05/alea-jacta-est-falta-envido-y-truco.html


Falta envido y truco

Muerdo el anzuelo y vuelvo a empezar de nuevo cada vez, tengo en la mano la carta para empezar el juego cuando quieras…(Los Abuelos de la Nada – Costumbres Argentinas)

Como de costumbre nos juntamos a jugar al truco. Un juego tan mañoso, que hasta llegue a creer que era invento del mismísimo mandinga, como manera de burlarse del todo poderoso. Un viernes a las diez de la noche. Lluvioso por cierto. Éramos los cuatro de siempre. El gaita, el chino, el negro y su servidor aquí presente el pelado. Todos apodos. No nos gustaba llamarnos por el nombre. Es más nos parecía insulso. Por eso optábamos por un seudónimo que manifestara nuestra apariencia física, raza, etnia o nacionalidad.

La casa del negro siempre fue y será nuestro refugio intimo para la actividad lúdica. Ni bien llego saludo a la banda que desde temprano estaban usurpando la casa del Negro.

– Gente cómo andan? –

– Que hace pela – El negro.

– Che negro abrite una helada! (cerveza fría)

El negro se fue a la heladera, en el freezer guardaba el arsenal de cerveza de raíz. No éramos grandes bebedores pero cuando se juega al truco, se precisa de bebida para incentivar el clima de batalla. Lo hacían los vikingos, lo celtas incluso otros guerreros históricos. No se puede ir a la guerra sobrio decían los sabios druidas. –

El gaita barajaba. No se puede decir que era el mejor. Se sabe que si le decíamos gaita es no por su nacionalidad, sino por la creencia popular de que no le da la cabeza.

– Dale gaita baraja! – El chino

– Cállate, chino estas al pedo ahí sin hacer un carajo por lo menos llenas las copas

El chino era un espécimen raro, lo conocí en la escuela en la primaria. Tenía la costumbre falaz de no bañarse. Siempre le decíamos:

– Chino que olor a chivo que largas! –

– Anda. vo que me bañe y me puse desodorante-

El chino tenía ese problema también. El tipo oriundo de Corrientes no te tiraba una S ni por casualidad!. No porque allá sean así, sino que él era así.

– Eh! pela tira los reye!

– Chino larga una S, carajo!

Las copas listas, un brindis. Por la Partida!! Éramos los mosqueteros del truco.-

– Vamos!!

– Negro, pila con tomar de más bobina! – le digo

– No pasa!! pelón!!

– No pasa nada? Vos juga bien!, ya te conozco. Después gil tiras cualquier carta. No cantas un carajo!

El negro era, y es así. El tipo pone la casa, la alegría, pero toma tanto alcohol, que no sabe si está en su casa, en la de la vecina, o en la calle. Suele pasar yo también soy de darle a la cebada, no así en cuestiones competitivas. No podemos pasarnos de la raya. El honor siempre está en juego. –

Enseguida, me propuse a tirar una carta a cada uno, para definir la pareja . En el truco se tiran los reyes. Que quiere decir esto? Se tiran las cartas y si sale un rey a esa persona ya queda fuera, y se sigue el mismo procedimiento hasta que le toque a otro el rey. Entonces ya tenemos una pareja armada. –

Inmediatamente le toca el rey al chino. Listo uno fuera. Sigo tirando cartas y pasan la sota de basto (10 de basto), el once, el dos y demás y el toca al gaita la otra negra (rey).

– Uh!! que pareja el chino y el gaita. Uno no entiende nada y el otro no sabe hablar jaja!! – negro

– Anda negro tarambana, los vamos hacer pelota! – gaita

Al negro si hay algo que le gustaba era crear el clima de guerra. –

– Vamos pela, no tenés un pelo en la cabeza, pero hay mente en esa bocha – Negro

– Negro me más que harto! – pelado

Quien mezcla? – Chino

– Yo barajo, gente! – pelado

No es raro burlarse del gaita. El tipo es, no un cuadrado es más. El sobrepasa las dimensiones, por lo tanto es un cubo. En la secundaria se llevaba muchas materias a marzo, hasta los bancos de la escuela. Los profesores le daba lastima y lo pasaban, por la diferencia de edad. Terrible espécimen. Un homo sapiens contemporáneo. Por cierto fuma que da miedo. Cuando termina una partida parece que estamos en Londres de la neblina de tabaco que yace en el recinto.

Comencé mi ritual de barajar de varias maneras, por un lado entremezclando los naipes de distintas formas, en seguida doy a la mano de mi izquierda para que corte. Esto es tomar la mitad de las cartas de arriba, o una, o varias y ponerlas del lado de abajo. El negro me putea.

– Baraja rápido pibe!!

– Tranquilo negro. No empezamos y ya rompes las pelotas?

El gaita ya se prendió un tabaco Malboro. Se cree deportista según dice él, por lo que fuman esa marca. Expira una bocana al chino que lo mira con asco.

– Para el otro lado el humo gaita

Al negro mucho no le gustaba que fumasen en su casa. Paredes blancas el humo queda impregnado en los techos, pero que se le va hacer ?.

Corta el gaita y este no hace más que un procedimiento de azar propio de él. Golpea la primera carta del mazo con el puño. Con esto tengo que tomar la primera carta y ponerla abajo y repartir tres seguidas para cada uno y no una por vez como proceso normal.

Le doy tres al chino, tres al negro, tres al gaita y tres para mí. El chino es mano. Quien arranca el juego y su servidor aquí el pie. Esto quiere decir que soy quien dirige a mí compañero con señas o palabras engañosas. Mientras que la mano y el tercero se comunican entre ellos. –

Ni bien tomo las cartas lo veo al negro y le tiro una seña rápido, mueca con el labio izquierdo.

Negro vení al pie.

El negro me mira y cierra los ojos. –

Listo dije, no tiene un carajo. –

– Negro tenes por lo menos para acompañar ?

Siempre que se juega al truco conviene en la mano de entrada tirar una carta alta para asegurar la primera mano. O sea el truco tiene una graduación de cartas. Una vence a la otra conforme esa graduación por ejemplo el ancho de espada y de basto son las cartas grandes, seguidas del siete de espada y de oro y así con las demás.

El negro cierra los ojos. Esa es un seña. Cada carta tiene una seña diferente. Guiñar un ojo es el ancho de basto, mover las cejas hacia arriba ancho de espada. La mueca que representé al negro era el siete de espadas. Una carta alta. Claro está que los contrincantes no tienen que ver tus señas ni la de tu compañero, sino se darán cuenta que cartas hay en posición. –

Pero el gaita vive en una nube y el chino está muy ocupado puteando al gaita así que con el negro estábamos tranquilos. El negro no tenía ninguna carta buena y por eso hizo el ademan del ciego, o sea cerro sus ojos.

Inmediatamente le contesto

– Negro algo para acompañar? Alguna carta buena

También en el truco se habla mucho

EL chino lo mira al gaita.

. Gaita que hay?

Eh!!, para! a ver, porque no se bien!.

– Dale Gaita forro!! Que no sabes que carta tenés ?

– Para chino!!

Era de costumbre que ellos dos siempre se peleaban, hasta dar una respuesta. No obstante hay algo que los beneficiaba siempre. La suerte. Si la suerte que tienen dos tipos como ellos en el juego. Es más El gaita siempre tiene la costumbre de jugarse algún número de quiniela y sacar algo.

Tira el chino un tres una carta dentro de todo discreta. Turno del negro un cinco. Carta que no sirve para nada. Ahí el gaita se aviva por primera vez en su vida y antes de tirar, lo mira al chino.

– Chino tenes para el tanto.

– Nada gaita, vo!

Nunca una S, el chino. Vos, chino, Vos!

El tanto es el paso previo. Y la primera parte en el truco. Se suman dos cartas del mismo palo más veinte puntos. los naipes bajos, como un cuatro, cinco, seis y los otros dos sietes (copa y basto) son ideales, también los otros siete. Ya que las sumas son considerables. Entre el tanto si uno tiene una cantidad buena. Canta lo que se llama envido y si la otra parte tiene y confía en que puede ganar en suma lo acepta o retruca con otro envido, real envido y falta envido que quien tiene mayor suma gana el partido en la primera fase. Ya que el truco se divide en varias fases. los primeros 15 puntos considerado las malas y los 15 siguientes las buenas. –

– El gaita canta envido. –

– Negro vos para el tanto?

– maso, pela, las viejas!

Las viejas son considerados 27 puntos es un término chico para mi gusto

Falta envido, le tiro de una al gaita. –

El negro me mira, asustado. Pelado boludo! como vas a tirar la falta

El gaita se mira con el chino. –

Gaita que tenes le dice el chino

Las perdedoras tengo- Gaita

No, no se quiere, dice el chino

Viste negro forro!!, sacamos dos puntos!

Que pasa!, las perdedoras son veintinueve puntos, pero como su nombre lo dice son perdedoras. Es de mala suerte, casi nunca se gana con esas cartas.-

Al retrucar el envido, si la otra parte no quiere se ganan los puntos del primer tanto. –

Terminado el envido. El gaita tira siete de copas. Entonces sacando cálculo sabemos que si tiene las perdedoras, entonces otra que él tenga es un dos.

Tiro el siete de espada y aseguro la primera mano. Por ser la carta fuerte. El que gana la primera mano tiene derecho a tirar primero. Lo miro al negro. El negro no tiene un carajo, ya lo sé pero para despistar, con una jugada estratégica dejo pasar la segunda mano. –

– Negro voy a vos –

– Ah! a mí ? – negro

– Si, a vos

El chino se aviva justo. –

-No tiene una mierda el negro, voy a vos gaita

– Dale, es chiquita.

El gaita le tira un beso. Seña del dos como suponía. –

Tiro una carta baja un cuatro de espada.

– Hijo de mil, tenías tanto dice el chino.

Al tener un siete y un cuatro forme treinta y uno. –

El chino manda un caballo, que no vale mucho. El gaita deja pasar con un seis y el gaita tira el dos asegurando la segunda mano. –

Lo miro rápido al negro.

– Negro voy ahí?

– Dale, me dice

El gaita lo observa fijo al chino y le tira la seña de otro beso.

Tira la última carta, luego yo la paso dada vuelta, esto quiere decir que mi carta no pasa la de él. El chino la pasa también y el negro me mira.

Canta negro – le grito!-

Truco!! – Negro

El gaita le habla al chino.

Che me tengo confianza!

– Dale gaita, quiero dice el chino

Al cantar truco, ocurre lo mismo que con el envido, quien tiene la mayor carta y ronda gana la partida. El truco puede retrucarse. con retruco de la otra parte y vale cuatro de la siguiente. Como así también si se retruca y la otra parte no quiere se ganan los puntos de la primera cantada

El negro dice nada más? para ver si cantaban el retruco, pero no y manda otro dos. Queda empatada la tercera ronda, pero como nosotros hicimos la primera. Tiene el mayor valor. y ganamos dos puntos

En total primera mano cuatro puntos del envido y el truco.

– Vamos que esta noche duermen afuera estos dos, declara riéndose el negro.

Dormir afuera es el término para quien no llega a pasar los quince puntos. Eso denota o que son muy malos jugando o no les toco nada de cartas buenas. Pero como explaye El gaita y el chino tienen un ojete para el juego y se hizo notar en las siguientes partidas. –

Las siguientes manos fueron salidas de la nada. El negro que seguía con su mala racha, yo que una buena y otra mala. mas mala que buena. –

Más o menos íbamos llevando el partido la primera mitad terminamos empatados.

En una mano reluciente el chino se olvida que somos cuatro y tira flor. La flor es cuando te tocan tres cartas iguales del mismo palo.

Chino, somos cuatro, jugamos con flor cuando somos 6.

En si se podría de cuatro pero se termina rápido el partido por la cantidad de puntos que se adquiere

Hacemos un impasse, el negro va a buscar otra cerveza.

Che negro a ver si te sale una buena. Y por favor no te guardes las cartas fuertes!!!

El negro siempre tiene la puta costumbre de guardarse los anchos, los siete no te dice un carajo y uno se pone nervioso. No sanes que jugar? si tiene o no. Es como tener un maniquí con baraja.

– No tengo suerte!, todos naipes de porquería, es este gaita mala leche. Es yeta estar al lado y te tira la miseria. Y no me guardo nada sino sale nada?.

– Cállate, no es culpa mía que tu vida sea una bosta. –

– Y vos pela, no posees un pelo de sonso! y espira otra bocanada de humo al aire ya contaminado el gaita

– Ah! que te comiste un payaso gil?!

– jajaj. Se ríe el gaita

Y el chino?

Está en el baño, se estaba cagando

– uh! este chino, me revienta el inodoro cada que vez que va!

-DALE CHINO!!!. –

Silencio. Y más silencio. –

El gaita en un momento mira para el cielo, o sea la pared manchada de hollín de la casa del negro. Milagro que no tenía cigarrillo en mano.

– Che pelón, vos que sós un erudito en la materia de cualquier pavada que exista en el mundo. De donde surge el truco?

Lo miro al gaita con cara de porque no te vas a cagar. Erudito de cualquier pavada?

– Mira, cubo te explico. Esto que estás jugando. Que ya del vamos sé que no tenés ni la más pálida idea pero lo jugas, viene del viejo continente. Origen madre es de valencia, España. Por alguna razón vino aparar al Río de la plata y fue diversión de los gauchos que eran hábiles de la mentira y los porteños por supuesto. Ahora el estilo de juego es propio de aquí. Más o menos evacue tu duda gaita?

– Mierda, joder, dirían mis antepasados

– Quiere decir que si? le digo

– Pelado que máquina de sabiduría. Por eso no tenés pelo, te la pasas leyendo y las ebras de la cabeza se pudrieron y pareces la rodilla de un jugador de futbol contesta el negro de manera jocosa

– Y el truco es un juegazo como diría Borges y cito:

…(..).. cuarenta naipes han desplazado a la vida, pintados talismanes de cartón, nos hacen olvidar nuestro destino, y una creación risueña va poblando el tiempo robado con floridas travesuras de una mitología casera..

– Buena Borges!! igual no entendí

– Gaita vos no entendés para que estas en el mundo. Va igual tranquilo, Borges es un autor jodido de leer, ni yo entiendo

– Ah!!, por leer Borges se te cayó el pelo ?

– No, nabo!, ni una cosa, ni otra. Se cae porque se cae

Para mi Martín Fierro es un capo en el truco – habla el negro

– Querrás decir J. Hernandez ?

– Si, eso, el tipo dice a través de Fierro que al mas pintao solía ponerlo en apuro cuando aventajar procuro, se tener con fajadas, tiro a tiro al as de espadas….

– Esaa!! para que traigo la guitarra y payamos mierda!!! – se burla el gaita. –

Mientras el chino sigue en el Baño

El negro que como el chino era del interior. Del San Antonio de Areco gauchesco. Cuenta que a los bravos gauchos, venían con la faca (cuchillo) entre las ropas. Cualquier amistad se rompía a cuchilladas nomas!

– Negro acá en Buenos Aires en épocas Irigoyenistas si te gusta más también los guapos se daban duro

Por eso siempre digo este juego es una entidad demoníaca la que lo invento. Entre el revólver y esto hay una bala de diferencia.

– Una bala – Gaita

– Gaita, es una metáfora

– El negro medita con copa en mano. –

– DALE CHINO!!!

– Déjalo y serví un poco de cerveza negra!. Tengo el vaso vació.

El negro se dispone a servir a los tumbos (bien apurado)

– Paraaaa !! le digo, mandas la birra al vaso de una y se forma espuma pelotudo!!

– el negro es de madera sirviendo cerveza – Gaita

– Cállate cubo!! que a vos me acuerdo repetiste primer grado porque no te daba la cabeza!

– jajaj y me entro a destornillar a carcajadas.

– Y CHINO!!, que carajo!! estas dejando ? la Vida??

Se abre la puerta del baño.

Vuelve el chino todo transpirado!

– Ah! volví a vivir.

– Uhh!! ya vengo agarra el dueño de casa.

Acto seguido el negro tuvo que cerrar el baño y prender el compresor de aire que tiene dentro, de lo contrario se acababa la partida, la noche, el viernes y nuestras sensaciones o sentidos olfativos. –

El chino se levanta con algunas fuerzas que le quedaban de su rezo infernal en la Meca sagrada del inodoro y pone un disco del estante del Negro.

– Che les va de The Doors ?

– Dale, pone un compilado que tengo, es un buen disco!

Comienza a correr, el disco y suena de fondo…Riders on the Storm.

Inmediatamente nos quedamos en silencio. La música nos había paralizado. Un lluvia y cuatro jinetes en una mesa redonda, compitiendo a ver quién es el más mentiroso de la cuadrilla. Pasó un minuto. Se golpea tibiamente la mesa.

– Arranquemos nomas. –

– El gaita baraja y baraja, el negro corta. Reparte y podríamos decir que fue una mano discreta. El envido lo tira el gaita y el negro le manda un real envido. El truco fallo en contra nos ganan en la tercera con una negra de espada (rey de espada).

– Truco, le digo

– Quiero retruco manda el gaita

– Quiero vale cuatro le dice el negro

El chino mientras seguía suspirando por su periplo al baño.

Era la tercera mano y se llevaron cuatro de arriba. –

La mano siguiente tuvimos una certeza viveza criolla. Al jugar un tres en la primera mano y cantar un envido mentiroso sin cartas para sacar un punto y después ganar con una vale cuatro aguerrido con el ancho de basto.

– En medio del partido empezamos a alucinar como siempre con algún tema. Cerveza y mas Cerveza Casi sobre el final de la contienda. Ellos ganando por algunos puntos. Primera parte el gaita se mira con el chino tira el envido

– Pelado, no tengo nada, de nada. Cagamos!!

– No pasa nada negro, alea jacta est!

– Que ?!!! Dice el negro

Chino me mira

Quiere decir la suerte está echada negro pata sucia. Ustedes no saben nada de historia ?

como mierda pasaron la escuela ? Burros!!!

– Anda a cagar – habla el gaita.

– Si pelado, a vos solo te gusta la historia! – Chino

El negro observaba.

Bueno les cuento resumido. Ya es sábado 11 de enero, un día como hoy Julio Cesar se dispuso a cruzar el Rubicon para enfrentarse a los ejércitos de Pompeyo desafiando al Senado y a Roma. Cesar sabiendo que podría ser un desastre se juega a todo y nada, como acá negro. Vos déjame a mí. Y me tomo un trago de cerveza negra mientras lo miro de reojo y agito lentamente el vaso.

Falta envido y truco!

– Gaita dice no al primero, ya que su primer envido fue una mentira vil!! y sabiendo que se le viene la noche. –

– Chino para el segundo?

Y dale – dice el chino

– Tira el gaita, aseguro con el ancho de basto, tira el chino y luego el negro. Segunda mano. Quiero retruco dice el chino con vaso en mano, el gaita no paraba de fumarse uno tras otro cigarro. Lo mira y asiente su jugada.

El negro se manda un fondo blanco de birra.

– Que hacemos pela?

– Ya te dije negro la suerte está echada. Tranqui que lo ganamos!!

– Quiero le digo!!

– Chino, vení le dice el gaita. El chino la deja pasar.

– Deja pasar negro! le grito – mírame a mí no al vaso boludo. El negro sube la mirada y la baja. Comprendí en seguida y el me comprendió a mi Para tranquilidad mía

Gaita manda un siete de espadas y ganan la segunda. Chino voy a vos! ya los tenemos. Último naipe del gaita y voy yo!

– Quiero vale cuatro!

– Quiero dice el chino y el gaita confiados

– tiro el tres de basto

El chino se ríe y manda el siete de oro.

– Fueron chicos!! comienzan a festejar de antemano el gaita y el chino. Con esos cuatro puntos sea quien sea ganaba

-El negro los mira casi borracho y se manda el último sorbo de cerveza tirando el ancho de espada

El gaita un poco más se traga el humo del cigarro y el chino quedo descolocado

Vamos!!! Adentroo!!! grito con euforia. Como te dije negro la suerte está echada y de nuestro lado!!

– Pero como mierda hicieron ?

Es maña pibe le digo. Es truco. Un juego mañoso inventado por mandinga. Nunca le creas al que llora, ni al que acierta serenidad. Porque de la confianza de uno y la ingenuidad del otro es por lo que se llega a la victoria. –

El negro se empezó a carcajear ya no por el pedo del alcohol sino por las miradas del chino y el gaita.

Me levanto y tomo una cerveza más. –

– Chicos los vasos?!

Uno por uno voy llenando cada copa. Los mosqueteros levantan sus recipientes llenos de cebada

Chicos. Un gran partido sin duda!

– Che ya paso el olor del baño dice el chino? me da cosa volver al ruedo!

– Otra vez?. –

– Baraja gaita que se viene la revancha!

El negro cambia el disco. –

Pone algo nacional negro, los abuelos de la nada por ahí? -le tiro

– Ahí, va un recital genial, con miguelito cantando

– Vamos que Vamos!!

Que se le va a hacer, este juego es así. Van a pasar años, vamos a ser viejos y vamos a seguir encerrados en este Mundo. No puedo evitar no volver a citar a Borges para exponer estas palabras… En los lindes de la mesa, la vida de los otros se detiene, adentro hay un país extraño: Las aventuras del envido y quiero, la autoridad del as de espadas…..y el siete de oro tintineando esperanza… suena de fondo…Costumbres Argentinas. –